Las fotografías del artista surcoreano Ahae iluminan con su simplicidad las grandes galerías de Versalles

Durante los últimos cuatro años, el fotógrafo surcoreano Ahae, 72 años, ha tomado hasta 3.000 fotografías digitales cada día, de la mañana a la noche: los ocasos, las ligeras ondulaciones sobre el agua, los ciervos alimentándose, los bosques espolvoreados por una ráfaga de nieve; imágenes múltiples de la naturaleza que ha capturado, imperturbado, asomado a la misma ventana en la primera planta de su casa cerca de Seúl. A partir de hoy, en el jardín de la Orangerie del Palacio de Versalles, 200 imágenes de formato mediano y grande provenientes de este proyecto fotográfico se expondrán por primera vez al público en 10 galerías lineales.

El año pasado, Ahae exhibió una selección de la misma serie en un pabellón especial erigido delante del Louvre en el jardín de las Tullerías; allí Catherine Pégard, la presidenta del Establecimiento público del Palacio, el Museo y el Dominio nacional de Versalles, vio por primera vez la obra. Con la ayuda del hijo de Ahae, Keith Yoo, que es el curador de las exposiciones del artista, Pégard ha organizado la exposición en la Orangerie que coincide con el 400.° aniversario del nacimiento de André Le Nôtre, el visionario arquitecto paisajista de Luis XIV que diseñó los jardines de Versalles.

Las imágenes inéditas están organizadas de manera que crean una representación surrealista de una jornada entera. La colección se abre con una imagen serena de los ciervos de agua tomada al amanecer que, como centinelas, invitan a los visitantes a observar el paso del tiempo. Pasando de una galería a la siguiente, se percibe el movimiento del sol y las nubes y los animales son retratados en las diferentes estaciones que visten el paisaje estático de Ahae. La limitación que Ahae se autoimpone – el contorno físico de su ventana abierta – hace que la realidad capturada por sus objetivos sea mucho más vivaz. Con un punto de vista fijo, los movimientos imperceptibles de la naturaleza interactúan con el tiempo, formando un todo más significativo. La candidez de las escenas es acentuada aún más por la ambientación de la exposición, inmersa en una atmósfera cuidada en los más ínfimos detalles. Es un contraste que los organizadores de la exposición – que presentaron en el Palacio las obras de Jeff Koons y Takashi Murakami – han buscado intencionalmente.

Según Yoo, el trabajo de Ahae se puede resumir en un mensaje simple: “Mi padre cree, como naturalista, que hay que abrir los ojos y ver la naturaleza que nos rodea” – ha explicado – “y hacer todo lo posible para protegerla antes de que sea demasiado tarde.”

“Fenêtre sur l’extraordinaire: Photographies de AHAE” está en muestra en la Orangerie de Versalles desde el 25 de junio hasta el 9 de septiembre. Entrada libre.

De Natalie Rinn
The New York Times Style Magazine 25 junio 2013

Back