EL INSTANTE QUE SE FUNDE CON LA ETERNIDAD

Catherine Pégard / Presidenta del Establecimiento público del Palacio, el Museo y el Dominio nacional de Versalles

Recuerdo mi primer encuentro con el hijo del artista coreano Ahae, en 2012, durante la inauguración de la exposición en el Louvre, en el Jardín de las Tullerías, a la que fui invitada por Henri Loyrette. Keith Yoo describió con palabras sencillas, llenas de admiración, la obra extraordinaria de su padre, explicando su misión para difundirla entre la gente que, a menudo, atrapada en el frenesí de la vida moderna, no tiene el tiempo para detenerse y descubrir el mundo desde una sola ventana.

“Lo extraordinario en lo ordinario”, dijo Henri Loyrette con la agudeza de lenguaje que, durante doce años, ha acompañado sus decisiones al frente del Museo del Louvre.

Desde la misma ventana, desde el amanecer al ocaso, todos los días del año, Ahae abraza al mundo, y es lo infinitamente pequeño lo que transmite la inmensidad del paisaje que el artista nos revela. Son esos detalles, aparentemente insignificantes, los que crean un fresco. Detrás de la sencillez del gesto del fotógrafo, se alberga la extrema nobleza del pensamiento poético. El instante que se funde con la eternidad.

Este año, invité Ahae para presentar, en el Palacio de Versalles, una nueva serie de fotografías tomadas siempre desde la misma ventana. La escenografía diseñada por Guy Oliver en la Orangerie nos permite observar la belleza inesperada del mundo de Ahae a medida que pasan las horas y las estaciones: “lo extraordinario en lo ordinario”. Este año, la historia nos llama a celebrar el 400.° aniversario del nacimiento de André Le Nôtre. La exposición de Ahae tiene lugar – con una cierta ironía que no es ajena a él – durante este año que estamos dedicando al jardinero del Rey. De hecho, Ahae encarna su antítesis. Mientras que Le Nôtre domina la naturaleza y la moldea para adaptarla a la voluntad del rey, Ahae se deja arrollar por ella, en todas sus formas. En el otro extremo del mundo, desde su propia habitación, Ahae ilustra las palabras de Marcel Proust: “El único verdadero viaje de descubrimiento consiste no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos”.

Tengo el placer de invitarles a emprender este viaje. Me gustaría dar las gracias a Keith Yoo por hacerlo posible. Mágico.

Back